en

Sufrió el peor de los castigos por enamorarse

Era una bella joven, pero desapareció 25 años

Imagina lo que debe sentirse al estar confinado a una habitación más pequeña que un cubículo durante 25 años. No hay luz, no hay calefacción central ni aire acondicionado.

La única comida puedes comer son restos de la mesa de otra persona y tus únicos amigos son las ratas que recogen las migajas que caen al suelo. Eso fue exactamente lo que vivió Mademoiselle Blanche Monnier durante un cuarto de siglo, encarcelada por su propia madre.

El 23 de mayo de 1901, el Fiscal General de París recibió una carta, que decía:

«SEÑOR FISCAL GENERAL: TENGO EL HONOR DE INFORMARLE DE UNA SITUACIÓN EXCEPCIONALMENTE GRAVE: HABLO DE UNA MUJER ENCERRADA EN LA CASA DE MADAME MONNIER, MEDIO MUERTA DE HAMBRE Y VIVIENDO EN UNA LITERA PÚTRIDA DURANTE LOS ÚLTIMOS VEINTICINCO AÑOS EN SU PROPIA INMUNDICIA».

Madame Monnier era una viuda de clase alta y de 75 años de edad que vivía en su rica propiedad con su hijo abogado, Marcel. En un momento, ella tuvo una hija, pero la joven desapareció cuando tenía 25 años.

Su familia era muy respetada. Madame Monnier había ganado un premio del Comité de Buenas Obras, por sus generosas contribuciones a la ciudad, así que nadie podía imaginar lo que estaba ocurriendo en su hogar.

A pesar de la reputación de la familia Monnier, la policía decidió investigar la propiedad de todos modos. En una habitación de la casa, la policía descubrió una puerta cerrada con candado. Cuando sacaron la cerradura y la abrieron, un horrible hedor los abrumó. Montones de heces y vómito cubrían el suelo. Sobre la cama había una mujer extremadamente desnutrida en un colchón de paja podrido que entrecerraba los ojos a través de la luz que no había visto en 25 años.

Inmediatamente la llevaron al hospital y después de recibir comida y un baño se reveló que era la hija de Madame Monnier, Blanche. La joven, una vez hermosa, tenía ahora 49 años de edad, pero apenas pesaba 30 kg.

Blanche le dijo a las autoridades que su madre la había encerrado cuando ella insistió en casarse con un abogado de poco éxito que la señora Monnier no aprobaba. Su madre planeó encerrarla en su habitación hasta que ella accediera a terminar este romance. El abogado murió en 1885 y aun así Blanche Monnier fue dejada en su cuarto otros 15 años, completamente olvidada.

Madame Monnier fue arrestada al día siguiente. Una muchedumbre indignada se reunió alrededor de su celda y el revuelo le provocó un ataque al corazón. Murió en la enfermería 15 días después. El hermano abogado de Blanche, Marcel, no enfrentó cargos ya que técnicamente nunca ejerció ningún tipo de violencia contra ella.

Blanche pasó el resto de su vida bajo cuidado psiquiátrico, y murió en 1913.

No está claro quién envió al fiscal general la carta anónima, alertándoles del encarcelamiento de Blanche Monnier. Algunos sospechan que fue Marcel Monnier, sabiendo que su madre moriría pronto y que sería nombrado el cuidador de Blanche y, entonces, posiblemente podría ser acusado de abuso. También existe la posibilidad de que fuera un soldado, amante de una de las sirvientas, quien escribió la carta. Quien quiera que haya sido, salvó la vida de Madmoiselle Blanche Monnier.

 

Colocado por editor2

Suben como espuma casos en Tamaulipas; ya son 1, 383

El hijo de Pepe Aguilar sorprendió con sus declaraciones