Tiene 92 años y dice que quiere morir ayudando

Su pasión y amor por la medicina hacen que Iván sea un gran ejemplo a seguir

0
38
Brasil // Redacción

La gran mayoría de las personas cuando llegan a los 90 años se dedican a descansar después de una larga vida, a veces no les queda más remedio debido a los achaques de la edad.

Sin embargo, hay muchas otras personas que están lejos de querer pasar el final de sus vidas viéndola pasar y cuando llegan a la edad adulta lo que quieren es sentirse útiles y ayudar a los demás.

Elegir una profesión como la de ser médico no es una tarea nada sencilla, si bien sabemos que esta profesión puede dejar mucho dinero, pero se requiere de humildad, de pasión, de largas jornadas de trabajo y sobre todo de convicción y voluntad.

Es el caso del pediatra brasileño Iván Fontoura, que a los 92 años continúa ejerciendo su profesión con todo el espíritu del mundo, con el fin de poder ayudar a los pequeños que más lo necesitan.

A pesar de que Iván se jubiló hace muchos años (en el 2005) y de que podría estar fácilmente descansando en casa junto a su esposa Eva, quien es enfermera, ambos prefieren aprovechar cada día para atender de forma gratuita a los enfermos de una humilde comunidad.

Además de ser una gran ayuda para los habitantes de esta comunidad, Iván ha sabido ganarse su confianza y su cariño pues es un gran hombre, carismático y humilde.

“Trabajaré hasta que no pueda. Quiero morir de pie. Físicamente sufro, trabajando sin parar, descansando sólo para tomar café, pero ser médico es eso. Después nos recomponemos y continuamos.” comentó Iván.

El amor que siente Iván hacia su profesión se debe a la visita de un cirujano cuando él aún era muy pequeño. Cuando Iván vio el cuidado y la atención que éste brindaba, supo que él quería hacer lo mismo que el médico magia. Así fue como en 1951, a sus 24 años, Iván egresó de la universidad convertido en un gran médico.