Tultecos

Resulta irrisorio que dentro del partido en el poder se esté dando lo que nunca pasó en el otro partidazo que gobernara durante ochenta y ocho años, el cual cobraba las afrentas de diversas maneras, pero en lo oscurito nunca ventilaba sus diferencias de manera pública.

Tan es así que en cada campaña se refería de manera continua un estribillo al encontrarse dos o más rivales políticos del mismo partidazo “el sapo hay que tragarlo sin hacer gestos”, y en la actualidad el partido en el poder se tambalea por la cacería de brujas que está realizando la fiscalía especializada en el combate a la corrupción.

Pues de manera clara dejan en dicha fiscalía a quienes son citados para comparecer que declaren sin la presencia de su abogado, violando sus derechos constitucionales, además de no ejercer acción penal contra jueces, como el juez del sur del estado de nombre “Martín” o policías ministeriales, así como ministerios públicos de la misma procuraduría estatal de justicia, lo que llama la atención es que la misma policía ministerial investigadora adscrita a dicha fiscalía anticorrupción está tratando de presionar a diversos testigos para que declaren en contra del actual tesorero y ex presidente del municipio de Miquihuana, (lo cual puede ser catalogado como actos de corrupción), cuando este fungió como presidente municipal en el municipio.

En su afán de acrecentar la cacería de brujas, la procuraduría está golpeando a los miembros del partido en el poder sin que hasta la fecha aparezca la figura de algún priísta empanizado de los cuales aún alcanza el brazo de la justicia, ya que es del conocimiento popular que varios ex presidentes y ex presidentas no entregaron documento alguno al término de su gestión municipal.

Tal es el caso de algunos municipios donde se llevaron hasta los muebles de oficina sin entregar documento alguno a la administración entrante, los cuales siguen impunes pues nunca se les llamó a cuentas.

Ya que si se ponen realmente a investigar dichas administraciones, se dará a conocer la falta de vehículos de diversos tipos, pues se dice de un camión cisterna tipo vactor utilizado para la limpieza y desazolve de las cañerías de las aguas negras, el cual fuera visto en un deshuesadero o yonke ubicado en la periferia de Ciudad Victoria cubierto con una lona, y del cual el municipio del Pueblo Mágico pagó la cantidad de trecientos cuarenta mil pesos por concepto de su reparación, el cual hasta la fecha aparece en los formatos de las entrega recepción de las diversas administraciones públicas municipales, pero físicamente no está.

Y un sinfín de cuatrimotos, de las cuales existe evidencia fotográfica, se habla de que el actual ayuntamiento del Pueblo Mágico está evadiendo y manipulando la cantidad de siete millones de pesos en pagos a diversos prestadores de servicio, sin estar autorizados para hacerlo por medio del cabildo, de los cuales figura una combi o vehículo propiedad de un profesor de apellido Robles, el vehículo realiza viajes del Pueblo Mágico a Ciudad Victoria todos los días, seguramente es un acto de corrupción entre el ayuntamiento de Tula y el profesor, pues seguramente la contralora del ayuntamiento le favoreció con la licitación de dicho servicio siempre y cuando se haya publicado dicha licitación cumpliendo con los lineamientos necesarios para que se le adjudicara el servicio que presta dicha combi o pesera.

Si también los actos de corrupción cometidos por el sedicente secretario del Módulo de Seguridad Pública, quien ostentándose poseedor del sello de vialidad otorga indebidamente permisos hasta por un mes a los vehículos de alto tonelaje para ingresar a descargar las mercancías al centro del Pueblo Mágico, contraviniendo las disposiciones del reglamento del mismo Pueblo Mágico, que no permite la entrada y rodamiento en el primer cuadro de la ciudad de Tula de vehículos pesados,pues se daña las calles empedradas debilitando incluso las banquetas por las vibraciones que emiten dichos vehículos, además de estorbar a la vialidad pues no respetan los señalamientos viales de no estacionarse en lugares prohibidos, como las bocacalles y banquetas, en el Pueblo Mágico como dijera el ex presidente de la república José López Portillo cuando utilizó su frase de “la solución somos todos”, la aconseja popular la cambio por “la corrupción somos todos” y vaya que si, solo que por el momento se gozan las mieles del triunfo, pero tres años no son nada y sufrirán las de caín.