Tula, Tamaulipas.-

Las lluvias traen grandes beneficios al monte en Tula, por lo que campesinos solos o con su familia se van a la sierra a recoger productores como yerbas aromáticas, venadita, orégano, oreganillo, laurel, romero, yerbanis y hasta la damiana o toloache, buscan unirse en una sola organización que permita para dar un valor agregado a sus productos y evitar intermediarios en la comercialización, con el propósito de exportar.

Estos productos tienen una gran demanda en las ciudades como en Tula, San Luis Potosí y en Victoria, pero también llegan a mercados como; Estados Unidos y Europa, por lo que la recolección repercute en la economía de los campesinos que trabajan en esta temporada de lluvia, que es cuando más yerbas aromáticas silvestres.

Lamentablemente la mayor parte de estos productos se queda en manos de unos pocos, que son los que realmente se benefician, y es el intermediarismo los coyotes, quienes se quedan con la rentabilidad de la actividad.

Estas yerbas se dan en abundancia cuando llueve, pero para hacerlo más rentable se debería de sembrar el producto para tener asegurada la cobertura, para así tener lista para la demanda.

El mercado de estas yerbas aromáticas es muy amplio, y hasta el momento no se ha logrado aumentar la producción para cuando en el mercado nacional se cotice a mejor precio.

Se debe de buscar darle el valor agregado a estos productos, empacar, sacar aceites de esencia, buscar que el gobierno estatal entre con proyecto para mejorar la producción de estas yerbas aromáticas, y que puedan algún día estar en las grandes cadenas de tiendas en Estados Unidos o a grandes ciudades como; Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México.