Por el bien de Miquihuana, la alcaldesa María Anselma de León Cruz, se ha solidarizado con ediles de todo el país para que en el 2020 se paren los recortes presupuestales, porque el recurso se necesita para obras de infraestructura social y urbana en el municipio.

Una gran cantidad de los recursos que los mexicanos pagamos por diversos conceptos a la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, se van a un barril sin fondo denominado programas sociales, sin embargo, este dinero como lo refieren los munícipes no cuenta con reglas de operación y, si lesiona la operatividad de los ayuntamientos que tienen compromisos establecidos con el personal que labora en el municipio y con las familias que requieren de apoyos sustanciales porque no están contemplado en los programas nacionales.

Además, en el caso del municipio de Miquihuana se requieren que aterricen más recursos monetarios para la ejecución de obras de importancia colectiva. No podemos pasar por alto que el municipio cuenta con un territorio muy bien delimitado y con un gobierno autónomo que está sometido a un orden jurídico específico con el fin de preservar el orden público, pero para ese concierto de situaciones que señala la parte orgánica de la Constitución General de la Republica, se requieren numerarios, mismos que, están contemplados en la ley de leyes y, no se vale que por tirar el dinero en los “ninis”, (Jóvenes Construyendo el Futuro), el gobierno federal dañe la célula social más importante que es la familia asentadas en un territorio que se denomina municipio, que es presidido en el caso de Miquihuana por una mujer que no se cansa de tocar puertas para que lleguen más y mejores apoyos a la gente que de forma permanente vive en esta comunidad y es que la alcaldesa Ma. Anselma de León Cruz, —del pueblo surgió y al pueblo se consagra.

No se extrañen que la munícipe aparezca en gráficas y algunas gacetas de corte nacional porque anda defendiendo a los miquihuanenses contra aquellos que pretenden arrebatarles lo que por ley les pertenece.

Es importante destacar que los recursos que asigna la federación a los municipios representa la base para cumplir con las necesidades del pueblo y si en la federación “tijeretean” esas transferencias, pues sinceramente los más afectados son los gobernados porque se tendrían que suprimir programas sociales ya preestablecidos para el bien del pueblo.

Virtud a esos tijeretazos que la federación ha programado realizar con el aval del Congreso de la Unión los más afectados indiscutiblemente serian las familias más vulnerables que no tienen seguridad social ya que desapareció AMLO las estancias infantiles, que les cuidaban a sus hijos, no hay apoyos para el campo como el Progan (apoyo ganadero) la continuidad de Procampo, y en las clínicas no hay medicinas para pacientes con problemas tales como diabetes, hipertensión, enfermos terminales etc. es por ello que la alcaldesa en alimón con un sinfín de ediles de la republica mexicana pretenden revisar el presupuesto 2020, con la finalidad de que se paren los recortes que ya están programados en el presupuesto de egresos de la federación y que dañaría sensiblemente a los municipios.

Es por ello que la alcaldesa de Miquihuana sigue al pie del cañón al lado del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, quien les brinda todo su apoyo y solidaridad para que pelee lo que le corresponde a los miquihuanenses.